Páginas

26 de abril de 2013

El mar




Paseo sobre el vaivén de tus caricias en mis pies. Te acercas, tus dedos rozan mis tobillos, luego te vas. Doy unos pasos más y tu mano fría recorre mis muslos, tu firme brazo mi vientre, mi cintura. Tu fuerza me hipnotiza y me adentro más en tu batir, en ese subir y bajar sobre mis pechos. Un poco más y siento la blanca espuma que asciende por mi cuello erizándome la piel. Más... y me hundo en ti para que me poseas entera, sin dejar un resquicio.


Texto publicado en la antología Sensaciones y sentidos (Diversidad Literaria).







6 comentarios:

  1. Nunca el mar me pareció más sensual.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá pudiera ser arena para acunar este insaciente amor.
    Curbi

    ResponderEliminar
  3. Miy sensual, como dicen arriba, y muy bonito.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Francisco. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este blog.