Páginas

20 de febrero de 2013

¡Donde habite el olvido!




Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora;
donde yo sólo sea
memoria de una piedra sepultada entre ortigas
sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
no esconda como acero
en mi pecho su ala,
sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
sometiendo a otra vida su vida,
sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
disuelto en niebla, ausencia,
ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
donde habite el olvido.

"Donde habite el olvido", poema de Luis Cernuda, poeta sevillano perteneciente al grupo de poetas denominado Generación del 27. Se publica en 1934 en el libro que lleva el mismo título. Se trata de un libro de estilo neorromántico que desarrolla una elegía amorosa.

Pertenece a la segunda etapa del poeta en la que, sin menoscabo de la gran unidad que caracteriza la visión del mundo que encontramos siempre en su obra, se observa un nuevo campo expresivo. El descubrimiento por parte de Cernuda a principios de los años treinta de los poetas románticos alemanes (Novails, Heine, Hölderlin) hace que abandone el superrealismo que habita en su obra anterior y se acoja a otra de nuestras tradiciones poéticas.

El tema fundamental del poema, como se puede apreciar, es el deseo de borrar el recuerdo de un amor. Para poder evadirse del dolor que le causa ese recuerdo la única salida es la muerte. Existe un deseo manifiesto de superar la soledad sentida, la indiferencia a la que se siente sometido por el ser amado, el deseo de borrar recuerdos que sólo le reportan sufrimiento...

INFO sobre el autor y su obra