Páginas

12 de enero de 2016

Exordio


POESÍA, desembárcame,
echame a tierra y léñame;
como a candil de sangre, enciéndeme,
que se sepa Tu Voz.

POESÍA, horádame,
ancla en mí, balsamízame,
sumérgeme en la luz líquida y lenta
de este trago de vino;
rescátame, tremólame,
tengo hambre de tu lanza en mi costado.

Inúndame, POESÍA
haz de mis huesos el temblor;
no tardes, tempestad,
golpea,
abre compuertas sin descanso al vértigo,
amor de mi niñez, POESÍA,
pertúrbame, combáteme,
mira mi corazón, préndele fuego,
deste derrumbe amante amasa el trino,
no hay tiempo que perder,
el sitio es éste, el corazón, oh, sed;
desuéllame, POESÍA,
asesta el golpe que debe abrir el surtidor,
quebrántame;
y en esta carne admonitoria,
carne de dar, devuélveme el niño aquel,
el niño aquel escarnecido y dulce
que lamía tus manos.

Oh, POESÍA, condúceme,
desgástame, desquíciame,
procede,
de donde estés, ordena,
y ponme a caminar.

Abigael Bohórquez en Heredad. Antología provisional (1956-1978)


*  *  *

Aquí podéis leer un artículo sobre este gran poeta mexicano, publicado en CONFABULARIO, blog suscrito al diario El Universal de México.







9 comentarios:

  1. La poesía tiene tanto fuerza que puede hacer eso y más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece brutal este "exordio" a la creación poética. El poema tiene tanta fuerza como lo que invoca.

      Eliminar
  2. Sí brutal, va de menos a más hasta, como dice el mismo poema, desquiciar.
    Gracias por su visita, no no he leído y tomo nota de eses libro de Carpentier, sobre La Española.
    Ah, siempre se me olvida. Hace poco me comentó que había visto los ángeles músicos de la Catedral de Valencia, supongo que porque vio mi entrada y luego a los propios ángeles. Y porque le gustaron. Es que son magníficos. Un saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días DLT, efectivamente fui a ver los ángeles músicos de la Catedral de Valencia motivada por la lectura de su entrada y sí, me fascinaron, como también me fascinó la Iglesia de San Juan de la Cruz. Sus entradas invitan a querer visitar los lugares sobre los que habla.

      En cuanto al libro de Carpentier "El reino de este mundo" estoy convencida de que le gustará. Aun tratándose de una novela que contiene muchos elementos "mágicos" es sorprendente cuando descubres que cada uno de los personajes que aparecen fueron reales, como también lo fueron los sucesos que narra.

      Un saludo y hasta pronto.

      Eliminar
  3. Quiso nacer de las entrañas, por insuflarse de vida. Se llama poesía, y no tiene edad. Ni credo. Ni lugar de origen. Ni papeles que le den derechos. No se desaprende, ni se oxida, ni se muerde, ni se olvida, ni la eliges...Ni te alimenta, ni te tapa...pero abriga.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. un verdadero "alienado" de la poesía, el poema tiene mucha fuerza. sí q es cierto, y lo estoy comprobando desde hace meses, q escribir te puede volver un poco loco. locura sana, pero locura al fin y al cabo. un beso

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la intensidad que siento en este tu rincón

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este blog.