Páginas

5 de febrero de 2016

Momentos...




Supongamos por un momento,
emulando a un poeta,
que encuentras un alma
a la que quieres asomarte
como a una ventana llena de sol.

Supongamos por un momento
que el deseo crece vertiginoso
como piedra que rueda
desde la cima de un nevado monte
sin conocer su destino.

Supongamos por un momento
que la imagen de su caricia
despojando de ropa tu cuerpo de mujer
avanza alegre como riachuelo de agua fresca
aumentando su caudal por el camino.

Supongamos por un momento
que no piensas que la nieve que cubre la piedra
se acabará fundiendo
o que el agua dulce del río
se mezclará con la salada del mar.

Por un momento supongamos
que solo importa el momento,
que esto lo escribes para esa alma y
que en este momento
lo está leyendo.



Pintura de Salvador Dalí

19 comentarios:

  1. Supongamos, entonces, que alguien lo lee y simplemente sonríe...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ojalá! aunque es mucho suponer.

    ResponderEliminar
  3. Supongamos....porque también se es feliz mientras se supone.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues es que la fantasía, esa forma tan especial de suponer, a veces se puede hacer realidad. Sin darnos cuenta, en un momento.
    Siempre me ha gustado esa Muchacha en la ventana de Dalí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho esta pintura de Dalí, es tan evocadora...

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hay momentos en que uno no sé si supone, pero imagina, la nieve que pasa a agua, que alguien se desnuda, que el deseo sobrepasa a las dudas. En ellos, lo imaginado cobra vida...en ese momento. Y aunque sólo sea de momento...se siente lo irreal.

    Muy buen poema. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Supongamos por un momento...que la vida es un sueño de color azul que no acaba...
    Me ha llegado tu poema, sin más, ¡excelente! Te felicito, Rita.

    Un abrazo y feliz inicio de semana

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fina. Me alegra que te haya gustado mi juego poético. Todo un elogio procediendo de ti. Un abrazo.

      Rita

      Eliminar
  7. Este poema puede volver loco a cualquier poeta y por supuesto a su destinatario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé muy bien a qué clase de locura te refieres pero en todo caso gracias.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Hay palabras que dejan un poso, un sutil y delicioso veneno, adictivo como ninguno. Tus versos son de ese género, sin duda.

    ResponderEliminar
  9. has intentado leerlo al revés?
    Primero la ultima estrofa y acabar en la primera.
    La historia es mas dulce y promete un futuro emocionante.

    Beso Rrrr

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este blog.