Páginas

31 de agosto de 2017

RÉQUIEM POR MÍ






Observo el infinito vacío que media
entre lo que fui y soy,
ni la palabra, en vano, puede salvar
la irrefrenable distancia.

Se revela la cesura.

El antiguo y nuevo yo
han dejado de rimar.




16 comentarios:

  1. Todos cambiamos. Lo hacemos incluso de firma. Cada vez , con el paso de los años, sintetizamos más, y las cosas se nos hacen menos apetecibles.
    No es malo cambiar. Hay que adaptarse.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no es malo, Miquel. Todo lo contrario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Renovación constante, la rima ya no se lleva, la censura tampoco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es na gracia de estar vivo y madurar. Ese morirse para renacer.

    Esta acuarela me ha gustado. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes ahora se lleva la rima libre.

    ResponderEliminar
  5. No riman pero sintonizan, al fondo siempre queda un poso que es nuestra esencia.
    Gracias por decir tanto con tan pocas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Molina, por la lectura. Un abrazo.

      Eliminar
  6. No lo creo,
    no existe cesura alguna que aísle los tiempos de las gentes.
    Es mas, la concatenación de una etapa
    y otra,
    y otra,
    y otra,
    se hace sin pausas, es......evolucion, crecimiento.
    Ahora, la rima, con la misma esencia, tiene otro aspecto.

    Beso, Rrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crecer para regresar a la esencia. De ahí que al observar el camino andado hasta cierto momento uno pueda ver cuánto se había distanciado de ella.

      Beso, Tony.

      Eliminar
  7. En ocasiones ya no es ni censura, es autocensura.
    salut

    ResponderEliminar
  8. El espejo me devuelve una imagen que no reconozco, en mi interior sigo siendo aquella chica llena de sueños. Pero al final esa imagen me recuerda que he vivido.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este blog.